contacto

Estas membranas de luz te harán abandonar la realidad por unos instantes (VIDEO)

El diseño de ondas de sonido en esta instalación permite que el espectador juegue con sus manos y los tejidos de luces que activan hermosas melodías hipnóticas

firewall01

Jugar con la música y nuestro tacto es una experiencia sublime. Cuando tocamos un instrumento de teclas o de cuerdas, nuestra mente divaga entre los sonidos que ya tiene predefinidos y la intensidad que los hace nacer, se pasea sobre todas sus emociones y las vuelve una melodía que refleja su estado de ánimo. Pero cuando las personas no dominan algún instrumento musical es necesario acudir a  otro tipo de inventos que nos ayuden a transitar esta experiencia fantástica, que además de estimular la creatividad, puede resultar relajante.

Firewall es una de esas instalaciones multimendia que lo hacen posible, a través de una hoja spandex que funciona como una membrana sensible al tacto. Un algoritmo creado con el programa de Max/MSP permite que la música acelere y frene según la agresividad del tacto que se detecta mediante un kinect. Los espectadores pueden tocar con la profundidad que deseen para crear los más hermosos sonidos; un impuso brusco y tanto la música como los visuales se vuelven un caos, pero un deslizamiento con tus dedos suave, convertirá tu estado de ánimo en una delicada obra de arte.

El concepto creado por Aaron Sherwood, surgió desde su proyecto performance junto a Kiori Kawai, que lleva por nombre Mizalu, obra que habla sobre la muerte y la experiencia en la realidad. Para Aaron, esta membrana representa un plano de la realidad que se puede experimentar más no atravesar (por el momento), tan complicado como tratar de entender lo que hay entre la vida y la muerte.

 

Firewall from Aaron Sherwood on Vimeo.

Añade tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

*

Si deseas compartir un link, acótalo entre estos tags <l>link</l>

DERECHOS RESERVADOS @ 20 14 | AVISO DE PRIVACIDAD